Los jardines verticales, una opción post pandemia de la arquitectura

De acuerdo a la explicación aportada por la arquitecta francesa Stephanie Chaltiel, los jardines verticales se conformarán como un espacio realmente importante dentro de las ciudades del futuro, debido a que la pandemia se ha encargado de dejar a los habitantes de las urbes con ganas de retornar al contacto con la naturaleza.

Chaltiel participó recientemente en una conferencia que estaba enfocada hacia la innovación y jardines verticales como parte de la programación del evento Hay Festival de Segovia, en compañía de la directora ejecutiva del premio Pritzker, Martha Thorne.

En el transcurso de la charla, la arquitecta de origen francés mostró algunas de las últimas novedades en las que se encuentra trabajando su estudio ‘MuDD Architect’, el mismo es especializado en innovación y sostenibilidad, pero además explora el mundo de los jardines verticales, como un elemento urbano que, según Chaltiel, será popularizara en las ciudades del futuro.

Según la opinión de Chaltiel, “Tras la llegada de la pandemia, hemos oído que las personas quieren desesperadamente espacios verdes y sueñan con tumbarse en la hierba, y es que lo verde construye salud mental”. Junto a la famosa Caixaforum quieren traer este cambio a la estructura de los jardines, así dejó saber Gonzalo Gortazar, quien forma parte de la directiva de la entidad financiera al mando del centro artístico.

Mientras que Thorne coincide en este extremo, ante lo cual añade que las granjas urbanas son ideales para que cada habitante cuente con la posibilidad de cultivar sus propios alimentos aspecto que podría ser otra de las direcciones a seguir dentro del diseño de las futuras urbes.

Con tan solo un año de vida, este estudio fundado por Chaltiel ha logrado reunir un equipo multidisciplinar con el que ha explorado las más recientes maneras de trabajar los jardines verticales, sobre todo con el uso de drones. Gracias al empleo de este tipo de dispositivos es posible ayudar a crear las propias instalaciones mediante la plantación de vegetales en el propio muro de los edificios, en lugar de la técnica que hasta ahora ha sido usada.

Martha Thorne señaló que gran cantidad de los actuales jardines, emplea como base del tapiz cloruro de polivinilo, lo que comúnmente se conoce como PVC, el mismo es un derivado del plástico.

En su opinión, dicho material es “poco sostenible” y además, ha acotado que estas instalaciones normalmente emplean agua potable para su funcionamiento y siendo bastante difíciles de mantener debido a que los encargados de dicha labor deben elevarse para hacerlo de forma manual.

Por su parte, Chaltiel enfatiza en que todas estas dificultades terminan por provocar que los jardines verticales sólo sean instalados en sitios emblemáticos o de excepción, como museos o edificios de lujo.

En contraposición a todo lo anterior, su estudio se dedica a trabajar en la optimización de tales elementos a través del uso de drones que sirven por ejemplo, para plantar de manera directa la propia superficie mediante el “disparo” de las semillas de plantas, que van cubiertas de una película a modo de burbuja que las protegen del impacto. También pueden ser usados drones en este contexto para el cuidado del jardín, como por ejemplo la práctica del riego, en lo que se usará agua reciclada de lluvia.

También te puede interesar: